sábado, 15 de noviembre de 2008

María Elena Marqués gran figura de la época de oro del cine mexicano

+ Debutó en el cine a los 17 años; hizo radionovelas, telenovelas, y teatro


+ Se alejó del cine cuando consideró perdió valores y abundó sexo y violencia


+ “La Perla”. trampolín al éxito; ganó festival de San Sebastián y un Globo





por Héctor ESPINOSA FLORES



María Elena Marqués Rangel, una de las más grandes figuras de la época de oro del cine mexicano, que trabajó en más de 65 películas –sus hijos afirmaron que en más de 100- como “La Perla” al lado de Pedro Armendáriz y que ganó un Globo de Oro por su fotografía y también fue considerada como la mejor actriz del Festival de Venecia en 1947, murió a la edad de 82 años el 12 de noviembre en la ciudad de México, donde también había nacido, a causa de un ataque cardiaco.



Sus cenizas fueron depositadas el 13 de noviembre en el Panteón Jardín, de la ciudad de México, junto a la tumba de su esposo también actor Miguel Torruco, en el mismo panteón donde también descansan los restos mortales de grandes figuras del cine mexicano, como Pedro Infante y Jorge Negrete. Tuvo 2 hijos, Marisela y Miguel, así como 6 nietos y 10 bisnietos.


Había nacido el 14 de diciembre de 1925 en la ciudad de México. A los 17 años de edad en 1942, debutó en el cine en la película “Dos corazones y un tanto” de Mario del Río junto al actor español Florencio Castelló y la última cinta en la que trabajó fue en “El testamento” en 1981 al lado del actor español Bruno Rey y Anita Blanch, pero desde 1970 anunció su retiro del cine, por los cambios que éste había registrado. Siguió trabajando en unas cuantas cintas hasta 1981 así como en telenovelas.



A lo largo de su carrera artística trabajó en 67 películas, 15 radionovelas y 30 programas para la emisora XEW, pero además actuó en 20 teleteatros, 10 telenovelas, además de destacar en el ámbito teatral por ejemplo al lado de Manolo Fábregas en la obra “Hablando de asesinatos” con la que ganó un premio como mejor actriz, pero también hizo la coreografía de “La novia del mar” y el soundtrack de la cinta “Así era Pancho Villa” en 1957, y cantó en famosos programas como “Así es mi tierra” y “Noches tapatías”. Con “El Carruaje” recorrió todo el país presentándo la obra en todos los teatros del Seguro Social en el país, ganando también el premio a mejor actriz.


Al año siguiente de su debut en cine, en 1943, ya había intervenido en cinco películas, pero con la sexta que fue el drama “Doña Bárbara” dirigida por el gran realizador Fernando de Fuentes y con un argumento basado en una historia de Rómulo Gallegos así como la actuación estelar de María Félix, su popularidad se incrementó considerablemente.


Por más de 30 años trabajó en películas, incluso algunas en los Estados Unidos, pero en México trabajó en muchas de las cintas que gustaron mucho tales como “Romeo y Julieta” con Mario Moreno “Cantinflas”, “Pulgarcito” con José Elías Moreno, “Me he de comer esa tuna” con Jorge Negrete, “Historia de un abrigo de mink” la única en la que apareció al lado de su esposo Miguel Torruco Castellanos, así como en “El casado casa quiere”, “La negra angustias” con Agustín Isunza, “Across the wide Missouri” al lado de Clark Gable, “Tal para cual” con Jorge Negrete, “La negra angustias” de Matilde Landeta, “Canción de Cuna” con Carmelita González, “Ambush at Tomahawk gap” donde interpretó a una india navajo al lado de John Derek, “Lo que no se puede perdonar” con Armando Calvo, “Reportaje” en 1953 dirigida por Emilio Fernández una buena cinta con un reparto multiestelar nunca igualado; “La Llorona”, en 1962 “Pueblito” con Lilia Prado y que ganó como mejor película en el Festival de San Sebastián, “El jardín de los cerezos”, entre otras.



En sus primeras participaciones en el cine, se hacía destacar la belleza de su rostro. Sin embargo, en 1952 cuando intervino en “Cuando levanta la niebla” al lado de Emilio “El Indio” Fernández, éste le cambió la imagen de dama joven.


Estuvo en telenovelas como “Claudia”, “La Mesera”, “Amor y Orgullo”, “El Honorable señor Valdez”, “Historia de un amor”, “Lo que no fue”, “Duelo de pasiones”, “Angustia del pasado”, “Las momias de Guanajuato” y “México 1900”, así como en “El Carruaje”, la primera serie histórica grabada por Televisa sobre la vida de Benito Juárez, que por cierto la actriz ya había trabajado en una cinta sobre Juárez en 1954.


En la vida real intervino en la política y ganó una diputación federal en la legislatura 50, y todavía hasta cerca de su muerte se mantenía activa como presidenta de jubilaciones de la Asociación Nacional de Actores, pero también fue fundadora de la estancia infantil que lleva por nombre “Dolores del Río”.


María Elena Marqués tenía una frase que muchos conocieron: “Uno nace con la belleza que Dios le da y muere con la que merece”. Ella fue hija única de Gabriel Márquez y María Rangel. Su debut en cine se logró cuando ella apenas tenía 17 años de edad, luego de que el director Fernando de Fuentes, quien era su vecino, la conoció cuando ella regresaba de la escuela y quedó fascinado con su belleza, y de inmediato habló con sus padres para solicitarles autorización para que ella hiciera una prueba en el cine. Y no fue fácil convencerlos, pero en 1942 ya estaban filmando “Dos corazones y un tango” al lado del tinaguista argentino Andrés Falgás.


Y cuando anunció que se retiraría del ambiente artístico, hacía cumplir muy bien su promesa, porque durante años no se le veía. Por eso en agosto de 2005 cuando acudió a develar la placa de la obra “Los monólogos de a vagina” llamó mucho la atención y remarcó a los periodistas que sería esa la última vez que la verían en persona, destacando que sólo había asistido a ese evento porque tenía una relación de mucho cariño con Lilia Aragón, que actuaba en esa obra. Y aseguró que se había retirado del cine por el miedo al sexo y la violencia en las películas. Pero además destacó que decidió retirarse cuando estaba muy guapa y arielada y por eso ya no le hubiera gustado regresar, surgiendo aquí precisamente su famosa frase de que “uno nace con la belleza que Dios le da y muere con la que uno merece”. Y aseguró que sufría mucho cuando aparecía en público.


En aquellos tiempos se rumoró que existía una gran rivalidad con María Félix porque aparentemente algo ocurrió cuando ella trabajó a su lado, haciendo el papel de su hija en “Doña Bárbara”, pero María Elena Márquez lo desmentía pero en cambio aseguraba que entre ellas no había amistad alguna. Sin embargo, años después, ella comentó que María Félix presionó a los productores para que eliminaran la mayor parte de las escenas que estaba previsto que hiciera María Elena, y a pesar de que así se hizo, los críticos y el público le reconocieron su calidad como actriz en la que fuera su primera película importante y la sexta en su iniciante carrera. Y durante el estreno de la película los aplausos en forma muy abundante sólo fueron para ella, y “...eso ella nunca me lo perdonó” llegó a citar la actriz.



Y ella reclamó cuando recibió un homenaje por su trayectoria fílmica en 2002, que “...las cintas viejitas del cine mexicano gustan mucho a los televidentes, porque el público tiene hambre de cosas buenas. Ahí se presentaban amores preciosos, limpios y lindos. Nos dábamos besos soñados. Ahora se regodean hasta con la lengua...”.


Se quejaba también de la vulgaridad y las porquerías que prevalecieran tanto en el cine como en la televisón, pero dijo creer que todavía hay gente decente y respetable, aunque por desgracia se han perdido los valores morales.



Y desde que se alejó del cine, alternaba su vida en México y en Miami, por la violencia y la inseguridad que ella sentía, y remarcaba que quisiera que nuestro país volviera a ser el México dorado de antes.



Descanse en paz.



Hasta el domingo. Mi correo: hmef@msn.com

(16-nov-08)

3 comentarios:

Hadson Santiago - Governador Valadares (MG) dijo...

Fantástica actuación de María Elena Marqués en la película "Missouri" al lado de Clarck Gable.

Anónimo dijo...

Excelente actriz, coincido con lo que decía tenemos hambre de buen cine. Pero hasta hoy no habrá mejor cine que el de antaño.

El tunel del tiempo dijo...

Para mí es una Diosa del cine de Oro en México, su sencillez, frescura, alegría y fascinante rostro hicieron las delicias de muchas cintas consagradas entre ellas Doña Barbara, La Perla, Pueblito, Rosa del Caribe y El Testamento donde hizo a una mujer madura, la cual represento tal cual su edad y fue estupenda, maravillosa! Siempre la recordare con mucha cariño y amor!